miércoles, 23 de abril de 2014

Guerra de Abril de 1965: Historia Oral de José Noboa Garnes









Testimonio de Noboa Garnes, José (Parte 1)
Lugar de entrevista AGN
Fecha de la entrevista 2007-02-02
Investigador: Pedro de León Concepción


*      Retorno a San Isidro/ Pocos comentarios en era de Trujillo/ Muerte de Trujillo.

PDL. Y cuando retorna a San Isidro, esos compañeros que estuvieron y participaron en San Isidro, en otras misiones, usted y otros compañeros que fueron reasignados a algunas provincias, cuando se encuentran, ¿qué comentan, qué hablan?

JNG. En realidad, en la llamada “Era de Trujillo” uno comentaba poco y había un sentimiento de desconfianza mutua, a pesar de que entre los compañero de promoción uno se permitía ciertas libertades, pero esas libertades no significaban por ejemplo, hacer una crítica contraria a la política que se implementaban en ese momento, a penas cositas simples, pero no quiere decir que yo  no recuerde excepciones, recuerdo que estando de servicio en Valverde Mao, en la Fortaleza de Valverde Mao, yo era oficial del día, llegó una señora llorando y no quería pronunciar palabra alguna, tenía mucho temor, temblorosa, quejosa, y como era el oficial del día me correspondía hacerle pregunta, ¿qué le pasa señora?, y ella no me quería hablar, hasta que llegó un momento que le dije; bueno señora, pero si usted no me puede decir lo que está pasando entonces a qué usted vino, entonces es ahí cuando ella me dice, ¡que, que, que me están diciendo por ahí que dizque mataron al jefe!, y es ahí cuando yo me entero de lo que llamamos el ajusticiamiento de Trujillo, esa señora había escuchado que a Trujillo lo habían matado y ahí cuando ella llega a la Fortaleza y me comunica a mí en función de oficial del día de que a Trujillo lo habían matado y ahí es cuando nosotros nos enteramos. Pero lo que quiero resaltar en esa parte es que en la segunda planta del edificio de la Fortaleza, donde se encuentran o se encontraban las habitaciones de los oficiales, nosotros subimos y en la intimidad de otros oficiales y de un capitán cuyo nombre no recuerdo y es una pena no recordarlo, cuando yo le dije lo que había escuchado, la versión de la señora que me dijo que habían matado a Trujillo él se paró de la cama donde estaba, dijo una mala palabra ¡Gracias a Dios!, y  yo me quedé petrificado porque yo no esperaba ese tipo de reacción en ese tiempo, porque como le dije anteriormente, uno no era capaz de hacer ningún comentario, sin embargo, ese capitán dijo esas palabras, de alegría porque se había enterado de que habían matado a Trujillo, eso ocurrió en la Fortaleza de Valverde Mao.


*      Guerra de Abril de 1965/ Acuerdo con la ONU y la OEA/ Exilio de oficiales

JNG. Para concluir ese evento del 65 hubo un acuerdo patrocinado por la ONU y el gobierno de García Godoy, la OEA, donde 4 oficiales del gobierno de Imbert Barreras, el llamado Gobierno de Reconstrucción Nacional y el gobierno del Coronel Caamaño, cuatro oficiales fueron señalados por el presidente García Godoy para salir de la República Dominicana, quien le habla parece que estaba entre los jefecitos, entonces, salimos cuatro de nosotros, el Coronel Álvarez Holguín, el Coronel Milito Fernández, otro coronel de apellido Fernández y quien le habla que soy el oficial de menos graduación era mayor en ese entonces, salimos extrañados, yo fui designado en República Oriental del Uruguay, ellos fueron a Europa, Álvarez Holguín fue a Francia, Milito fue creo que Roma o Italia, y yo a Uruguay.

PDL. ¿Usted dice que había otro oficial de apellido Fernández también, con ese se complementan los cuatro?

JNG. Sí, entonces por el lado de ellos hay unos cuatro oficiales que dicho sea de paso, ninguno no salió, o sea, que ese acuerdo no se cumplió, en modo alguno, eso fue vamos a decir, una buena excusa para sacar los cabecillas del movimiento constitucionalista, pero del lado de ellos ninguno salió para afuera, para el extranjero, solo nosotros, salimos cuatro, los oficiales que mencioné y yo que fui a parar en Uruguay.


*      Wessin cancela sus compañeros

JNG. Yo acababa de regresar de Panamá, a donde había ido a ser un curso de Ingeniería Militar y me encuentro con el evento de la cancelación de ellos (sus compañeros), y eso me impactó enormemente porque son tus compañeros de promoción y usted no puede ver un compañero, un hermano, que lo más grande que le pasa a un militar es que lo echen, entonces ese grupo de oficiales fueron sacados y yo no fui, yo acababa de regresar de Panamá y lo que hago es que me pongo, me designan suerte de la Cadena Militar para la carrera y lo que hago es que me dedico a la enseñanza, a enseñar las cosas que había aprendido en Estados Unidos, fui nombrado profesor y esos muchachos fueron cancelados, y yo le atribuyo Elías Wessin no me echa porque acabo de regresar de Panamá, pero no habían pasado muchos días cuando recuerdo que el hoy General retirado Pumarol me invitó a dar una vuelta en su auto, en los alrededores del campamento y hablábamos cosas intrascendentes y él nunca había hecho eso conmigo y yo empecé a sospechar qué podía estar pasando conmigo, y e al final que me dice ¡mira, recoge tu cosa y vete inmediatamente!, el general no quiere que tú pases 15 minuto más aquí, o sea, no me canceló pero me sacó y me trasladó al ejército.


*      Estallido de la Guerra

PDL. ¿Cuando estalla el movimiento, cómo encaja usted, cómo los oficiales se agrupan al lado de la constitucionalidad?


JNG. Bueno, tengo que seguir hablando de mí. El 24 de Abril se inicia con el apresamiento nuestro, el 24 de Abril a mí se me hace prisionero en la jefatura del ejército, o sea, que lo nuestro estaba ya rebelado, y se hace preso a 5 oficiales, siendo yo el de menor jerarquía, era capitán del ejército, ese día, el 24 de Abril estábamos rutinarios, llegando como de costumbre a la hora reglamentaria, cuando llego a la casa de guardia, el oficial del día me informa que tenía que reportarme a la jefatura del ejército, que había instrucciones de que yo llegase a la jefatura, yo me devolví inmediatamente de la Fuerza, ni siquiera entré, ni nada y llegué a la jefatura, me hicieron pasar a un salón pequeño que constituía la Biblioteca del Ejército Nacional, estaba contigua a la oficina del jefe de Estado Mayor, a pena separaba una puerta. Encontré cuando llegué a cuatro oficiales del ejército sentados alrededor de esa mesa vamos a decir, rectangular, en la biblioteca. ¿Qué pasa?, y ellos me dicen ¡quédese tranquilo, a nosotros también nos mandaron a venir!, estuvimos ahí, ahí vivimos momentos dramáticos y hubo sincerisaciones y cosas a favor nuestro porque parecía viendo así que el Coronel Lora Fernández, mi hermano, no confiaba mucho en mí en ese tiempo, ¿por qué?, por lo que le conté anteriormente, yo venía de San Isidro y era amigo de Wessin, no me tenían confianza en el sentido de que pienso que podía ser un integrante, un enemigo de esos, un agente, no era nada de eso, pero en ese momento yo recibí un apoyo que me animó mucho y me hizo sentir muy bien, que fue el Mayor Eladio Ramírez Sánchez, que era de los que estaban preso ese día, que delante de mí le dijo a Lora Fernández, era más o menos estas palabras ¡Te dije que te iba a poner la mano por este muchachito!, esas fueron las palabras más o menos, entonces me hizo así en la espalda, le dio una palmada en la espalda y le dijo a Lora ¡míralo donde está preso con nosotros! 

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.

Voltaire

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esto puede ser de su interés

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Reciba las actualizaciones en su correo

Nuestra Realidad

Los sueldos de la vida en el sector público: Bombero $ 5,000- Para salvar vidas; Policía $ 7,000- Para arriesgar su vida; Profesor $ 8,000 - Para preparar para la vida; Médico $ 30,000 - Para mantener la vida, Y un DIPUTADO NACIONAL??????? GANA CERCA DE $ 150,000.- PESOS + $500,000.- PARA GASTOS Y SOLO PARA CAGARNOS LA VIDA!!!!!!